29 marzo 2007

Tres tristes traumáticas historias - Luisa

Diciembre del 2004, Valeri trata de despertar a su hermana mayor para enseñarle la nueva Barbie Camping que le trajo el niño Dios, pero Luisa tiene mucho sueño para esas pendejadas, así que hace un gesto de molestia con su cara de guayabo y encierra su cabeza en una almohada. De repente se ha transportado a su pasado, o a su futuro… no esta muy segura, solo sabe que hay alguien arrullando un bebe en una mecedora; alguien muy parecida a ella, así que camina a ver de quien se trata pero la sorpresa fue otra, el bebe estaba muerto.

Luisa ha tenido muchas pesadillas desde que decidió tomar ese Cocktail que le aconsejó una amiga para terminar con el problema que llevaba adentro con mes y medio de gestación. Eso pasó hace dos meses, y desde entonces no ha dejado de sentir arrepentimiento, no ha dejado de llorar de la nada y no ha dejado de consumir marihuana que le consigue su amigo Zack. El efecto Cannabis es lo único que le calma el dolor que me agobia, dice ella.

Dos semanas después y luego de una discusión fuerte en casa, Luisa decide irse a desconectar, lo mas que pueda, en el Festival Ultramar que se realiza en esos días. Para ello, Luisa se ha preparado con un porro tipo Transmilenio y varias pepas de muchos colores. También le colaborará con la venta de éxtasis a Zack en el After Party que hará a media noche. Zack es mi único apoyo desde que termine con mi novio y me tome ese puto Cocktail, dice ella.

Eran las cuatro de mañana y Luisa se había convertido en un Zombie mas. Empapada en sudor, camina hacia donde sus piernas la lleven. Tal vez vaya al baño del servicio para lavarse la cara, tomar impulso y meterse otra pepa. Pero alguien se le ha adelantado; es muy oscuro y los ojos le pesan mucho, así que haciendo un esfuerzo inhumano logra ver alguien vomitar y a otros dos fornicar. ¿Espero? Pensó. Escucho a voz lejana, como la joven que fornicaba lloraba, gritaba y suplicaba piedad; mis orgasmos son muy diferentes, volvió a pensar con risa de Zombie. Pero el forcejeo cada vez mayor la logro convencer de que se trataba de una violación.

La escena solo le hizo revivir su aborto y traerla a la realidad. El ruido Techno muere dentro de ella y ahora todo es silencio. Alguien la tropieza pero ella no deja de fijar su vista en la niña que llora. A Luisa no se le ocurre otra cosa mas que llevarla a casa. Seguro allá estará mejor, piensa.

Once de la mañana y un fuerte dolor en la panza la hace levantar. Corre hacia el baño. El primero que se le ocurre es del servicio, pero alguien lo sigue ocupando desde la noche anterior, así que corre al segundo piso esquivando cuerpos que duermen en las escaleras; abre la puerta de la habitación principal, entra al baño mientras desabrocha su jeans, se sienta en el inodoro y caga con mucha fuerza. ¿Que habré comido anoche? Se pregunta. Inspecciona su mierda con un vistazo y a Luisa se le rizan sus brazos… su mierda no era mierda.

Sangre, vomito del día anterior, algo de mierda y una pequeña figura flotante están dentro de la taza. Recordó enseguida que a pesar de haber obtenido resultados negativos en las segundas pruebas de embarazo, de su interior nunca salio nada, nunca hubo legrado. Ahora un pequeño feto morado emergían dentro de la taza y aun seguia conectado a una tripa larga que le colgaba de su interior.

Luisa corta la tripa con el primer objeto que encuentra… un cepillo de dientes. Las manos le tiemblan y aun no para de llorar. Ha hecho tres intentos para bajar el inodoro, pero aun el cuerpecillo sigue flotando. Llora, llora con dolor y mucho sufrimiento. En ese momento su celular suena, ella solo alcanza a ver el display; ahora llora con mas fuerza…. Era su Mamá.

13 comentarios:

  1. Maldita sea Jean Po...

    Que historias tan hijueputas las suyas!

    ResponderEliminar
  2. El Bobo del Corrector Ortográficomarzo 29, 2007 10:17 a. m.

    No es "degrado" señor.

    Es "legrado".

    ResponderEliminar
  3. que hijueputa estoy almorzando....estaba.
    pd: quiero conocer a zack

    ResponderEliminar
  4. Que es un porro tipo transmilenio? Eso pudo desencadenar en la muerte de esa niña, el feto descompuesto le pudo causar una grave infección.

    ResponderEliminar
  5. Vuelves a poner otra porqueria asi y no entro mas a esta vaina, nojoda.

    ResponderEliminar
  6. Lucas: No es mi historia, es la historia de Luisa... yo solo le agregue algunos detalles que me imagine

    Murray: ups..! no me diga que era carne molida con salsa de tomate...

    Cere: me extraña araña ud q vive en la nevera! es un porro que venden en ciudad Bolivar del un tamaño considerable

    Jesu: Falta una historia, pero no puedo contarla mañana, me voy de viaje pa el matrimonio de Cedie, asi que:

    Esta historia continuara...

    ResponderEliminar
  7. Que intenso esta esto...

    Por eso digo, uno solo se deberia drogar en una decisión conciente de quererlo hacer y no para escapar a los problemas.

    ResponderEliminar
  8. Que vaina este tipo de cosas pasan todos los dias, a la vecina, a la amiga, a la novicia y hasta a la exministra. Son ese tipo de recuerdos que marcan a las mujeres y en el futuro se exteriorizan sin previo aviso cuando convertidas en madres dejan escapar el llanto en el tercer cumpleaños de su primer hijo...
    ¡Ven!, no siempre es ternura, la historia descifra los corazones.

    ResponderEliminar
  9. Muchas veses nos dejamos arrastrar por nuestro corazon sin pensar en las consecuensias es mejor tranquilisarce para no cometer algun herror garrafal.
    Antes de andar como cobarde abortando es mejor ser valiente razonar y dejar qe la calentura se nos pase .

    ResponderEliminar
  10. Pésima Redacción!!.
    Mal lenguaje..nada culto.

    ResponderEliminar