02 abril 2007

Tres tristes traumáticas historias - Sofia

Sofía odia la música electrónica; prefiere los sensibles pickup de Slash o el simple pero confuso piano de Coldplay. Sofía es muy intelectual, nunca llega después dos de la mañana y su cocktail favorito es el Cosmopolitan. Tiene 22 años y actualmente hace sus pasantias en una pequeña empresa del sector industrial de Cartagena.

Últimamente Sofía se ha quedado muchas veces trabajando hasta altas horas de la noche. Cada vez se le nota mas confianza con un compañero de trabajo Miguel y los rumores sobre sus andanza son mas constantes. A Sofía no le importa el que dirán, lo que si realmente le preocupa son sus 2 semanas de atraso. Una prueba casera lo confirma, Sofía esta embarazada.

Sofía ha empezado hacer cálculos económicos y de tiempo. Piensa como decírselo a Miguel, pero sobre todo a su padre. La familia de Sofía es muy conservadora y seguro la conversación será muy larga cuando sepan la nueva noticia. Miguel por su parte y de la manera mas natural le ha pedido el aborto; Sofía ha empezado a sentirse sola.

Demoro 2 semanas Sofía en contar el motivo real de sus vómitos y mareos constantes a su familia y la reacción fue peor de lo que esperaba: El ultimato son dos meses para que busque donde vivir y se vaya de la casa. Sin embargo, Sofía esta muy tranquila y sabe que no todos le darán la espalda.

Pero fue la vida la que le dio la espalda en el tercer mes de embarazo; Sofía ha perdido su bebe. Ahora todo se ha vuelto muy confuso. Sofía no ha vuelto ir al trabajo y últimamente se ha estado despertando bruscamente en las madrugadas llorando mientras acaricia su barriga y observa sus osos peluches que aun conserva en su cuarto.

Un día de enero muy temprano su padre irrumpe su cuarto y con voz seria y gruesa le pide que cumpla el ultimato que hace dos meses se le dio. Sofía esta anonadada y no logra entender lo poco sensible que vuelto su padre; pero si algo tienen en común ella y El, es el orgullo, así que ha tomado rápidamente su ropa y sin tener la cabeza clara se ha ido a casa de una amiga.

Sin duda todo esto ha pasado muy rápido y Sofía necesita un respiro, necesita un trago. Su amiga le pide que esa noche se olvide de todo y la invita a tomarse un Cocktail en el Café del Mar de la ciudad amurallada. En medio de la noche, la amiga de Sofía la ha invitado a otros planes para esa noche, algo sobre un festival que a ella en realidad no le llama la atención, pero al final a accede.

Sofía termina en una fiesta de desconocido y todo es nuevo para ella. Mira con desagrado todo; la gente, las risas, el descontrol, la música, todo…! Pero su amiga parece disfrutarlo todo; nunca la había visto así. Ella quiere irse ¿Pero adonde? Su amiga poco a poco se convierte en Zombie y ella prefiere cuidarla hasta que todo termine.

Al día siguiente Sofía es despertada por un fuerte pisón en la mano mientras dormía en las escalera de la aquella extraña casa. Se trataba de alguien con mucha prisa. Sofía intenta seguir durmiendo pero unos segundos mas tardes un grito del segundo piso la despierta nuevamente. Ahora alguien llora. Se levanta y camina hacia el segundo piso para ver de quien se trata y darle su ayuda… lentamente abre la puerta de un cuarto, luego un poco la del baño; allí logra ver a la persona que llora. Se trata de una joven semidesnuda con las manos y las piernas ensangrentadas y con una tripa que le guinda desde su entre pierna. Sofía rápidamente coge una toalla y la arropa mientras la consuela pero cuando detalla ve un pequeño cuerpecillo dentro de la taza del baño… ahora Sofía también llora con ella.

8 comentarios:

  1. Ya nos hicistes tus tres entregas. Sorprendete que esto pase, pero es muy común. No se como será ultramar musicalmente hablando, lo cierto es que envuelve a la gente en una dimensión irreal de drogas, sexo y locura desenfrenada. Nunca he asistido, pero con estas tres historias no necesitamos más.

    ResponderEliminar
  2. Cerebro, no hay nada que nos marque mas la vida, que el ambiente en el que nos desenvolvemos, pero como todo en este mundo esto es relativo. mas allá del lugar donde vivimos, lo que vestimos, lo que escuchamos(...), la percepcion del entorno y la manera como este nos afecta es algo ultrapersonal, totalmente distinto de un individuo a otro. Por lo tanto mas q concluir el vetar o no un evento como Ultramar, a lo que debemos llegar es a los motivos que generan en el hombre la angustia que lo hacen buscar vias de escapes que desencadenan historias tan macabras como las q cuenta Jeanpo.

    ResponderEliminar
  3. JeanP, por otro lado y con todo respeto, no me gusta ese estilo de relato telegráfico que usas al principio, pero no me puedo quejar el ultimo tercio es cheverisimo, sobre todo la suave conjunción de las 3 historias. Me refiero a la manera como lo cuentas no a lo que cuentas(!).

    ResponderEliminar
  4. Pero al Alfo, es un Cortometraje

    Asi si esta bien?

    ResponderEliminar
  5. Marica, ud si que sabe impactar...

    ResponderEliminar
  6. Y cuando veremos un corto escrito por usted?

    Tiene madera chino, tiene madera!

    ResponderEliminar
  7. no creas todo lo que te dicen.....jajajaj....... no mentira
    la manera como lo cuentas hace que lo sigas leyendo ,por que la historia ,hmmmm.ahhhh.ehhhhh tela dejo ahi

    ResponderEliminar
  8. fuertes tus historias... me has dejado prendada de tu blog con esto eh...

    ResponderEliminar