22 octubre 2006

Discurso de 24 años (29 de Nov 2005)

(Por aquello de que me acerco a mi media vida, 25 años, revivo este Post)



Compañeros poetas, como decir unas palabras a estos 24 años sin que se hagan sentimental? pero bueno, es mi casa, es mi micrófono, es mi Blog... asi que se van a tener que aguantar mi discurso:

Un Dólar Estadounidense cuesta 2300 pesos colombianos, pero un año colombiano vale 10000 veces mas que un puto año gringo. Y los 10000 se multiplican por 2 cuando el año lo vives en Sabalarga City. Tendría esto que ver con la Ley de la Relatividad de Eistein? Claro que si, es mas...Albert tuvo que haberlo utilizado mas de una vez como ejemplo para los que no le entendían ni con el ejemplo de la estufa.

Así que para mi suma de 10.000.000.000 cronotones, es decir, para mis 24 años, reuní a los que quise y pude. A los que un día compartieron El Bar, a los que se deleitan con la buena música y a los viven la buena letra. Para sorpresa mía todo salio como lo planeé. Y al final del día, estábamos los que éramos, y éramos los que estábamos.

No detallare como fue la Noche Bohemia, no tiene caso decir que fue la V...por que simplemente no la viviste. Pero si diré que fue unos de mis mejores cumpleaños al que irónicamente no le correspondió un buen año, hmmm así que otra moraleja para este cuento seria que los buenos años no necesariamente dan buenos cumpleaños...que cosas no?

Ahora que lo pienso, que tal si eso seria negociable? es decir, que cuando comience el año la voz del cielo te diga: que quieres un buen año o un buen cumpleaños? y todos preguntarían: como el cumpleaños de Jean Paul? y la voz diría: ahora por cuestionarme, te clavastes.... ni una ni otra...y ahi si que nos jodimos verdad...

huy sorry, en que iba? suelo divagar un poco después de un vaso de Coca-Cola....

Si...ya estaba para concluir. Lo que quiero decir con estas palabras es que después de muchos cronotones en los que los errores abundan de una manera muy exagerada, solo espero retroalimentarme algún día, saber que es lo que provoca esta diarrea súper ocasional, para no caer en las mismas, dejar de seguir cagandomelas y por fin vivir como todos merecemos: con el recibo de la luz pagado por adelantado

El lado melancólico de los 24: un promesa incumplida

El lado cómico de los 24: Una foto del Mr. Moscato Pasito

El lado desafiante: J. Murray revelo su identidad como poeta (= Bambucha)

1 comentario:

  1. Hey parcerito, encontré un papel muy maltratado dentro del libro "Three complete novels" del viejo Kurt Vonnegut, la copia de la universidad de los andes, y en el papel estaba anotada una dirección de internet que me condujo hasta acá. Fuera por azar o providencia he leído algo de su blog y me gustó. Siga escribiendo que es bueno pal espíritu y no lo hace tan mal.
    Un saludo.
    Lo invito a que lea mi blog.

    ResponderEliminar