14 agosto 2007

Teniente Sanchez

Cierto es que estoy en un punto de cambio: por un lado el inicio del postgrado y por el otro, un nuevo cargo en la empresa. Todo eso hace que el tiempo no me rinda tanto para el ocio como antes, pero tranquilos…es mientras me acomodo (y mientras me dura la fiebre del Poker por las noches jeje)

Ahora, para los que están pensando que me estoy “normalizando” y que ya no tendré historias absurdas que contar, pues están equivocadísimos; pa la muestra un botón:

En la Escuela Naval de Cartagena, entre muchas profesiones y niveles, existe el raso RASO, ese que se dedica a cocinar, barrer y hasta trapear… Marino de no-se-que (no recuerdo como le dicen). Entre el grupo se distinguía Sanchez, no por ser el mas espontáneo o trabajador (de hecho era el mas flojo y callado) el man se distinguía por ser pinta; si, pinta! No era el tipo negro o indio acostumbrado a ver con el trapero por esos lares, el man (paisa por cierto) era mono, ojos verdes, de buen cuerpo y buena estatura… pinta! Imagínense a mi, pero todo lo contrario!

En uno de esos días, en lado este del área, un comandante (de los mas bravos) forma una revuelta por que al parecer le robaron su traje de gala, el de las medallitas y hasta espada (nojoda, hasta espada tienen esos payasos!!). Por el lado oeste del área estaba el teniente Sanchez contestando una llamada en la recepción del un edificio e insistiéndole al que le hablaba que el si era el “Teniente Sanchez” pero que el no era el Sanchez que el/ella buscaba.

Si, efectivamente el marino Sanchez se estaba haciendo pasar por Teniente Sanchez, pero tan de malas que recibió visita inesperada de su prometida con toda toda TODA la familia a bordo, y bien bien BIEN elegantes… y como no iban a estar elegantes si se trataba de la hija de un político reconocido acá en Cartagena. La cosa es que la escena fue asi:

- Buscamos al Teniente Sanchez

- Si claro, pasen pasen!! Espérelo un 5 minutitos que esta en el otro edificio

(Marino Sanchez trapeando el lobby)

- Ehhh… no, el esta ahí (señala)

- Como asi? El no es el teniente Sanchez.

- Si, si es…

- Noooup no lo es, el es un marino. El nos colabora con el aseo, especialmente con el trapero. (en realidad no dijo “Noooup”… es solo un efecto blog que le añadí al cuento)

- :s

Al marino Sanchez se le cae el trapero cuando la ve (como en la mininovelas mal actuadas). Ella sale corriendo llorando (como en las mininovelas pésimamente actuadas). Y la familia queda anonadados contándoles al comandante todo ese año que tuvieron de noviazgo y mostrándole las fotos de la fiesta de compromiso donde el “Teniente Sanchez” lucia un elegante traje con medalla y hasta de espada (bahh!!)

Para los que en este puntos se están riendo (como yo en este punto del cuento) pues déjeme córtalos por que el marino Sanchez tuvo que ser trasladado a San Andres como castigo y para alejarlo de los que le jodian la vida diciendo Teniente sarcásticamente. La cosa fue que solo duro tres meses en San Andres, El man se ahorcó.

Blogalaxia Tags:

10 comentarios:

  1. Plop!! El mono aunque se vista de seda...
    Y tu eres super requetecontra pinta!!!

    ResponderEliminar
  2. el tipo jean po ......nojoda , 1.90 , mono , pelo liso........joda una vaina q impresiona . ¿Hey esas historias de telenovela mexicana de donde las sacas?

    ResponderEliminar
  3. jajaja sabia que alguien diria algo asi... jajajaja

    La historia me la conto un retirado de la Armada

    ResponderEliminar
  4. buen retorno de tu anormalidad
    cariños

    ResponderEliminar
  5. Huy hermano . .. muy buena la historia, pero que final tan triste !!!

    ResponderEliminar
  6. pense de todo menos que la historia terminaria tan tragica, pobre man, pero quien lo manda....

    ResponderEliminar
  7. Yo no sabía que tu trabajas en la Escuela de Cartagena XD

    K historia tan... triste?...Pretender ser alguien que no es para agradarle a los demas... feo...

    Salu2

    ResponderEliminar
  8. Nooo!! no trabajo en la Escuela!!!

    Dios me ampare!! toc-toc (toco madera)

    ResponderEliminar
  9. Buena historia hermano...

    un poco desordenada, pero buena.

    ResponderEliminar