06 julio 2007

Mamita

No he podido dejar de pensar ni un minuto en ella estos días. La recuerdo como siempre, con la chapa pela, riéndose de cualquier pendejada que yo decía, que Pavel decía. Mamita era una madre de 83 años y yo fui un mal nieto de 25.

No puedo creer que halla muerto; pensé que de esta salía bien librada como siempre lo hizo, como siempre lo hacia. Si, ha sido para mi y mi familia muy duro aceptarlo, muy duro despertarnos. Ha sido muy difícil (y siempre será difícil) ver una mecedora en la terraza y no verla a ella, allí… comprando lotería o curiociando cualquier pendejada. No puedo creer que mi hijo (o hija) se pierda el placer de conocer a Mamita.

Recordarla a ella es recordar mi infancia como ya lo comente antes. Comer hojaldras que ella misma preparaba para mantenerlos quietos… pero que va, al rato ya estábamos corriendo por el patio de la casa, arrancando matas, pateando bola, inundando el patio con agua lluvia, buscándole la pelea a Darío… y ella atrás gritándome –“Niño Jeaaan Poo!!! Noooo!!! Sueltalooo”

Ay Mamita, te vamos a extrañar de verdad verdad. Va ser muy duro, pero como me dice un amigo, la muerte es un hecho que nos toca afrontar tarde o temprano… Ahhgg puro placebo pero como me ayudan a despertar.

Ese día llegue Barranquilla con mas prisa que de costumbre para verte y darte ánimos pero solo di unos cuantos pasos al bajar del taxi y Guille con los ojos aguados me dice –“La niña Minga acaba de morir” - Que…?? - No alcance a decirte lo buena madre que eras, lo buena abuela que fuiste. Te quisimos mucho Mamita… de verdad verdad

PD: Si llegas al cielo y te piden referencias personales, no me coloques a mi… creo que no seria de muy buena ayuda

Blogalaxia Tags:

15 comentarios:

  1. La muerte de un ser querido es un hecho difícil de aceptar. Solamente el paso del tiempo nos impone la realidad de saber que nunca más veremos a esa persona. Comprendo tu sensación de vacío. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. mamita, mi papa y mi otra abuelita, tengo 3 encima en 3 años...a veces uno no entiende las vainas, pero pasan...esta me dio mas duro de lo normal....sin comentarios...debe ser q estoy tomado pasando la pena

    ResponderEliminar
  3. Dicen q el tiempo lo cura todo, yo también he perdido seres queridos, el ultimo fue mi tío toño, el que vivía en cartacho lo recuerdas, creo que vivía cerca al apto de tu hermano, hagggg esa perdida si me di duro pq ese man era un vacan, pero aja como se hace, mi abuela mi abuelo tías, ya no están, se les acabaron las vidas, pero las nuestras continúan, es duro pero hay que seguir

    ResponderEliminar
  4. DUELE UNA PARTIDA, ME TEMO QUE PASARÀ MUCHO TIEMPO ANTES DE QUE TE ACOSTUMBRES A LA MECEDORA VACÌA, ( A MI ME PASA CON MI ABUELA ELENA) DE TODOS MODOS AMIGO, BUEN VIENTO Y BUENA MAR PARA DOÑA MINGA.

    ResponderEliminar
  5. Me asustaste con esa cinta negra y... no me equivoqué.
    Ella estará en un estado sublime, no lo dudes.
    –“Niño Jeaaan Poo!!! Noooo!!! Sueltalooo”
    Qué lindo que lo destaques, creo que una madre siempre está en un estado espiritual alto y recuerda... somos seres espirituales que vivimos experiencias humanas.
    Nos abrazamos amigo, nos abrazamos!!

    ResponderEliminar
  6. Y hablo de madre porque esa abuelita es una madre doblemente mayor porque tuvo la dicha de tener nietos.
    Me hiciste acordar de las hojaldras que nos traía la nuestra materna y las añoro.

    Otro abrazo afectuoso y solidario.

    ResponderEliminar
  7. Te acompaño en tu dolor y expreso mis condolencias. Haremos una oración por ella ;)

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos de verdad. Un abrazo a todos

    Lully, eres muy querida, gracias. Me alegra mucho verte recuperada

    J Murray, debes estar borracho para comentar, pero bueno... precisamente estaba pensando en estos dias sobre esas tres perdidas que has tenido en tan poco tiempo. Un abrazo primo

    ResponderEliminar
  9. Todas las palabras que te digamos, no cambiaran el dolor que sientes, pero si te ayudan un poco a aceptar ese momento al que indiscutiblemente todos tenemos que llegar algun dia..
    animo y besitos..

    ResponderEliminar
  10. Sólo quería decirte que estoy contigo y te estoy dando un abrazo enorme, enorme, enorme...
    Sólo te digo que pienses en ella como pienso yo en mi abuelo: como algo real en un mundo de mentiras... el amor es real, más real que cualquier cosa.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  11. eche como asi q borracho para comentar!! respete carajo q yo lo he dormido mil veces....es q en este tema era obligacion...

    ResponderEliminar
  12. mi abuela murio hace varios años ya y creo que el dolor no pasa, solo se acostumbra uno a vivir con el. Vivi toda mi vidacon ella y fue quien me crio porque mis padres trabajaban. Te envio mis saludos solidarios desde Chile y solo honra a ese ser tan querido que te entregó su vida. Como lo hago yo.

    Claudia, de la madriguera colora

    ResponderEliminar
  13. Tu escrito me hizo llorar sabes, porque me recordo a mi abuelita tambien. Todos los nietos somos iguales, ignoramos a nuestros abuelos porque andamos en nuestro propio mundo, el mundo del descubrimiento, de alcanzar nuestros ideales y como damos por sentado que alla estan nuestros abuelitos, casi nunca los vamos a visitar o le damos el tiempo que les deberiamos de dar. Que sirva tu post para enseñar a otros, porque los abuelos, nadie sabe cuan solos y tristes viven, porque ellos saben que no les queda mucho tiempo para vivir, que sus dias estan contados porque aunque algunos saben que pueden vivir diez, o veinte años si mas, de todos modos ya saben que su tiempo ya les paso. Eso solo, crea depresion y soledad. Ademas de que debe de ser muy duro ver vivir la vida a los demas y saber que la de uno ya se le acabo.

    No te sientas culpable por nada de lo que paso con tu abuela, porque ella en el fondo, sabia que tu la querias como ella a ti; tambien sabia que estabas ocupado formando tu futuro y buscando lo que todos los jovenes buscan a tu edad.
    A ella siempre la vas a recordar y en los lugares y momentos menos pensados, aunque pasen veinte años mas, siempre la vas a recordar.

    ResponderEliminar